Abogados penalistas

Existen distintas ramas que abarcan la carrera de derecho, más allá de las muchas definiciones que tiene dicha profesión y de su objetivo final en sí. El derecho cuenta con una especialidad que centra su atención en el derecho penal y que por supuesto, es ejercida por los abogados penalistas. Esta no es otra que la que tiene como objetivo tomar en cuenta todos aquellos conocimientos que permitan asesorar, mediar y garantizar los derechos de los cuales gozan las personas bien sea por fines individuales o fines colectivos.

El abogado penalista forma parte de ese conocido conglomerado de especialistas esenciales a la hora de la defensa ante juicios y enfrentamientos de cara a la ley. Este se encarga de desenvolverse en el derecho penal haciendo uso de sus conocimientos y facultados que le permiten hacer frente a la regulación de la potestad punitiva que tiene el estado. El abogado especializado en el área penal debe ser capaz de tratar y asesorar a sus clientes en cuanto a todos los delitos que se encuentran estipulados en la ley y que según la misma cuentan con una pena o medida de seguridad que se asocia a cualquiera de estos actos.

¿Cuándo se debe acudir a un abogado penalista?

En primer lugar, es importante tener siempre presente que los abogados penalistas se encargan de la defensa de aquellos actos o elementos que conforman un delito y que además, se encuentran estipulados en el código penal. Cada sanción que se aplica en los diferentes casos también está contemplada en el mismo y es por ello que se determina cuando es oportuno acudir a las asesorías de un abogado especializado en el derecho penal. Ahora bien, a continuación destacan algunos hechos delictivos comunes que son motivo de asesoría por un abogado penalista:

Hechos delictivos hacia otras personas

Aquellos actos delictivos que atentan contra otras personas y su vida, poniéndoles en riesgo físico, psicológico, entre otros. Tal es el caso de los homicidios (en sus distintos grados según lo estipula la ley), los asesinatos (con premeditación o no), lesiones (físicas o no), aborto, etc.

Hechos delictivos al patrimonio

Son todos aquellos actos delictivos que atenten contra el patrimonio, tal sea el caso de los robos (a propiedad privada, personas, etc.), hurtos, estafa (de cualquier tipo, la apropiación indebida, entre otros del mismo estilo.

Hechos delictivos a la seguridad publica

Son aquellos actos que atenten contra el bienestar de la sociedad y que según lo estipulado en la ley representen un daño a la comunidad o cualquier persona alrededor del hecho. Tal es el caso del manejo de vehículos en estado de ebriedad.

Hechos delictivos relacionados con la informática

Se trata de todos aquellos actos delictivos que engloban la infracción informática, según los límites establecidos por la ley. Tal es el caso de los crímenes por la red, como la prostitución, la estafa, la pornografía, etc.

Hechos delictivos económicos

Son todos aquellos actos delictivos que refieren la apropiación indebida de bienes financieros o de dinero específicamente. Tal es el caso del blanqueo de dinero, los delitos fiscales, la estafa, delitos societarios, entre otros de este estilo.

Hechos delictivos sexuales

Todos aquellos actos delictivos que se encuentran establecidos en la ley y que se consideran daño sexual que requieren sanciones. Tal es el caso de la violación, el acoso sexual, la trata de seres humanos, entre otros.

Estos son solo algunos de los hechos delictivos que se encuentran sancionados por la ley, en caso de incurrir en alguno de ellos y enfrentarse a la ley, por medio de juicios y presentaciones en tribunales del Estado, la persona requiere de un abogado penalista que le asesore, guie su defensa y le indique los pasos a seguir para conciliar y llegar al acuerdo más favorable. Si bien se trata de casos extremadamente difíciles y donde es poco probable alcanzar la libertad plena (dependiendo del caso), el abogado penalista es el mejor asesor legal para alcanzar una buena defensa ante el juzgado.

¿Cómo debería actuar un abogado penalista?

Al contratar a un abogado penalista se espera que siga con una serie de pasos básicos e importantes que le generen a su cliente la seguridad de que se encuentra en buenas manos, ya que al igual que el resto de las especialidades del derecho, los penalistas tienen gran parte del futuro legal de sus clientes en sus manos. A continuación unos pasos simples que identifican el proceso que se espera sigan los abogados penalistas:

  1. Ponerse a disposición del cliente: independientemente del tipo de caso o de la situación en específica de la cual se trate, no es recomendable prescindir de un abogado penalista. Por lo que el abogado deberá ponerse a disposición de su cliente desde que es contactado y ofrecer toda la asesoría que este requiera.
  2. Entender la perspectiva de la situación: el cliente debe ser completamente honesto con su abogado y contarle todo los hechos de forma sincera, con la mayor confianza posible, pues es su abogado. Este deberá comprender de forma perfecta la perspectiva hacia la cual se orienta la situación de su cliente.
  3. Rango de cuantía y primera asesoría: el abogado penalista deberá explicar el acto desde la forma más realista, colocando las opciones más convenientes sobre la mesa y explicando como serán llevadas a la práctica. Explicará el rango de cuantía que se tiene en cuanto al derecho y que es lo que en ese caso se debe reclamar.

Estos son los tres primeros pasos que debe seguir un abogado penalista al momento de brindar una primera asesoría, posteriormente se requiere de una entrevista más exhaustiva. Someterse al proceso de presentación en el juzgado y por supuesto, la defensa que preparará el abogado para su cliente. Sin embargo, se requiere de un abogado lo suficientemente profesional y preparado con los conocimientos exactos en materia penal. Pues no es un secreto que los juicios penales conllevan a condenas muy fuertes y que fácilmente pueden cambiar la vida de una persona inocente o simplemente dejar en libertad a un culpable.